Petro, Corbyn y Sanders

 

PETRO, CORBYN Y SANDERS

¿Tienes o has tenido alguna vez el carné del Partido Comunista? Es la pregunta que el acreditado director de cine David Lynch le hace a un mono capuchino que es acusado de asesinar a una gallina por razones pasionales. La trágica escena surrealista sucede en ¿What did Jack do? la película de 17 minutos en la que el mono sudamericano es severamente interrogado por el asesinato de un ave que llaman Toototabon. El mono lo niega. Es un montaje. Él no ha sido miembro de una organización comunista. “Las manos contra la pared, Jack. Quedas detenido por el asesinato de Max Clegg”, sentencia David Lynch. La gallina está viva. El mono huye.

Dirigentes políticos como Petro en Colombia, Corbyn en Inglaterra y Sanders en los Estados Unidos son tildados de comunistas a pesar de que nunca lo han sido. Es una especie de macartismo de nuevo cuño cuyo objetivo es el de sembrar pánico e incertidumbre entre el electorado. Petro, Corbyn y Sanders son líderes con posibilidades reales de vencer a sus adversarios en las urnas. Su principal fuente de apoyo proviene de las bases de sus partidos y movimientos. El aparato de sus propias organizaciones los miran con recelo. Sus adversarios los tratan de dañar mediante argucias legales, engaños políticos y agresiones personales. No obstante, los peores ataques, proceden de las propias filas.

Jeremy Corbyn fue ninguneado por la vieja guardia del laborismo. Esto influyó en su derrota frente a Boris Johnson. Gustavo Petro pudo haber derrotado a Iván Duque si partidos y dirigentes que, hoy están en la oposición al gobierno, no hubieran llamado a la pasividad en la segunda vuelta electoral. En la contienda por ocupar el despacho oval de la Casa Blanca todo parece indicar que el establishment del Partido Demócrata prefiere perder de nuevo ante Donald Trump que ganar con  Bernie Sanders.

La extrema derecha, Viejo Topo, no se puede derrotar con políticos hidropónicos o manufacturados en laboratorios de marketing. Sólo con lideres que despierten entusiasmo. Corbyn quedó a mitad de camino y con escasas posibilidades de rehacerse. Sanders está librando dos batallas a la vez: contra Trump y contra el aparato de su partido. Petro, si evita tantos frentes de batalla, quizá lo consiga.

 

Yezid Arteta Dávila

* Escritor y analista político

En Twitter: @Yezid_Ar_D

 

Enlace en la Revista SEMANA:

https://www.semana.com/opinion/articulo/petro-corbyn-y-sanderscolumna-de-opinion-yezid-arteta-davila/654898?fbclid=iwar0zett938fniiif0tolgstmfd0yd6fuybdkjidwqmprcxot_iem_6uhwk8

Esta entrada fue publicada en Cotidianas, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.