Un arquetipo llamado Mario Vargas Llosa

Un arquetipo llamado Mario Vargas Llosa

Los consejos de Vargas Llosa se parecen más a un galimatías político que a un racional ejemplo a seguir

Mario Vargas Llosa: escritor y político. Como escritor ganó merecidamente el Nobel de Literatura. Como político es un rotundo desastre. En la carrera por la presidencia de Perú, Vargas Llosa fue derrotado por Alberto Fujimori. Años después, Fujimori fue condenado a veinticinco años de prisión por asesinato, secuestro, corrupción y como autor intelectual de múltiples matanzas ocurridas en las barriadas populares de Lima.

393-esterilzaciones

En 2016 Vargas Llosa pidió votar por Pedro Pablo Kuczynski, quien a la postre resultó elegido presidente de Perú. “Mi esperanza es que gane Pedro Pablo Kuczynski”, pregonó a los cuatro vientos. Kuczynski renunció ayer miércoles luego de haber sido acusado de comprar votos para evitar su destitución por corrupción. En diciembre pasado, Kuczynski indultó al expresidente Alberto Fujimori. Todo ocurrió mediante un burdo trueque de votos en el Congreso de Perú. Los fujimoristas votaron por la absolución de Kuczynski a cambió de que este indultara al homicida expresidente.

Por estos días el político Mario Vargas Llosa le dice a los colombianos que Iván Duque es la esperanza de Colombia. Sin mayor argumento, salvo el de su prevención ideológica, dice que Petro es un candidato “peligroso”. El razonamiento de Vargas Llosa es meramente ideológico. Con ese razonamiento ideológico pidió el voto a favor del embaucador Pedro Pablo Kuczynski. Por el mismo razonamiento clama por “el que diga Uribe”: Iván Duque. Los consejos de Vargas Llosa se parecen más a un galimatías político que a un racional ejemplo a seguir. ¿Fujimori? ¿Uribe? ¿Kuczynski? ¿Duque?

Junto-a-Carlos-Barral-y-Gabriel-García-Márquez.-Almuerzo-por-Premio-Barral-de-Novela.-Barcelona-1972.

El escritor Vargas Llosa, en cambio, me trae gratificantes recuerdos. En mis años de estudiante La guerra del fin del mundo me hizo entender -más que cualquier tratado sobre el milenarismo y la tenencia de la tierra- la endémica y miserable relación entre terratenientes y los pobres del campo en Latinoamérica. El sueño del celta, me hizo imaginar al despiadado régimen de esclavitud que los caucheros impusieron a los indígenas amazónicos. La desgarradora Historia de Mayta me hizo reflexionar sobre las limitaciones del maximalismo revolucionario. Lituma en Los Andes me hizo ver la perversa corrupción política y el drama de los desaparecidos. Y así…

la-guerra-del-fin

La tentación de lo imposible, el ensayo de Vargas Llosa sobre Los miserables de Víctor Hugo, creo que retrata muy bien los desvaríos políticos del fecundo escritor peruano. En la obra, Vargas Llosa describe a Víctor Hugo -el genio decimonónico- como a un narrador “desmesurado, vanidoso, excesivo y caprichoso” que lleva el relato como le viene en gana y se vuelve en el protagonista principal de la novela, dejando a los personajes en simples arquetipos alejados del mundo real. Es lo que le está pasando al político Vargas Llosa: presumir de hombre-siglo como lo fue Víctor Hugo en su época.

Sugerencia: Leer la virtuosa narrativa de Mario Vargas Llosa y echar al olvido sus ocurrentes consejos políticos.

Enlace en Revista SEMANA:

http://www.semana.com/opinion/articulo/por-quien-votar-en-las-elecciones-segun-vargas-llosa-columna-de-yezid-arteta/561100

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cotidianas, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.