¡AQUÍ AGUANTAMOS!

¿Cuántos episodios le quedan a UNIDOS PODEMOS luego de las elecciones generales del 26-J en España?

Lady Mormont, es la señora de la Isla del Oso. Tiene 10 años. Cuando habla lo hace con severidad y franqueza y deja boquiabiertos a los curtidos y sanguinarios guerreros que la escuchan. Es la nueva estrella de la sexta temporada de Juego de Tronos y ha bastado una sola escena para conquistar a los cientos de millones de seguidores que la serie tiene regados por todo el planeta.

Conociendo a los inquietantes guionistas de Juego de Tronos, se empieza a barajar acerca del número de episodios en los que la pequeña Mormont conservará la vida. The Washington Post ha documentado la muerte violenta de 704 personajes durante las primeras cinco temporadas de la serie. Las estrellas en Juego de Tronos duran poquísimo en pantalla. Pablo Iglesias, el actual secretario de Podemos es un fiel seguidor y analista de la serie. Me han preguntado algun@s amig@s que saben que ando por estos lados ganándome el pan y el vino: ¿Cuántos episodios le quedan a Unidos Podemos luego de las elecciones generales del 26-J en España?

En todos lados, la izquierda política se ha movido como un péndulo: tin tan, tin tan. Los del «tin», aferrados a los manuales, son descaradamente pacientes y se pasan la vida en los locales del partido esperando que se junten las «condiciones objetivas y subjetivas» para llegar al poder. Los del «tan», son puñeteramente inquietos, y creen que al adversario se le derrota con el mero entusiasmo. El ideal político es juntar la sangre fría de los primeros con la energía de los segundos. El problema es que en política lo ideal no existe y la realidad a veces aturde.

La izquierda española está buscando explicaciones sobre lo sucedido el 26-J y sus pares latinoamericanos están desconcertados porque esperaban unos resultados que endulzaran la boca después de los tragos amargos que les ha tocado beber en los últimos meses en Argentina, Brasil y otras regiones del Sur. ¿Qué sucedió? Que la coalición Unidos Podemos obtuvo 5.424.709 votos (21, 1 % del total) con los que consiguió 71 escaños en el Congreso de Diputados, amén de que ganó con holgura las elecciones en dos de las economías más potentes de España: Cataluña y País Vasco. Si la izquierda en Colombia, para poner un ejemplo, lograra unos números similares a éstos, estaría lanzando cohetes al aire.

Los chicos de Podemos están un poco desconcertados con los resultados porque esperaban «asaltar los cielos» con unas alas a las que les faltan todavía nervaduras más consistentes. Algunos de sus dirigentes se han precipitado ante los medios y tratan de explicar los resultados tomando como punto de partida las expectativas creadas por las encuestas o basados en los deseos que, naturalmente, pertenecen a lo subjetivo. Cuando un boxeador novato es sorprendido por su oponente con un recto a la cara -si no lo calman desde la esquina- empieza a lanzar golpes a la bartola y acaba noqueado.

Podemos y la nueva generación de Izquierda Unida están abocados a dos realidades que explican, por ahora, sus alcances electorales. La primera es que la coalición Unidos Podemos es una hipótesis -término acuñado por los chicos de la Complutense- bastante joven para un país envejecido. 11, 5 millones de votantes españoles son mayores de 60 años (la tercera parte del censo electoral) y la mayoría de ellos vota por cosas que no se muevan o no se muevan mucho. El pasado 26-J, los abuelos hacían fila para votar mientras que las nuevas generaciones –más hedonistas– bronceaban sus cuerpos en los miles de kilómetros de playa que tiene La Península.

La segunda realidad tiene que ver con lo territorial. Un asunto que, valga el ejemplo, también padece la izquierda colombiana. Mientras el PP y el PSOE son partidos territoriales en términos absolutos, es decir, que están en todos los lugares de España, Unidos Podemos aglutina a sus amores en las áreas metropolitanas. Hay lugares de España en los que aún se encuentra gente que cree que la muerte del dictador Franco es mentira. Es una España secreta que huele a carne cecina, ajo y queso de cabra y en la que vive gente que sale a votar por lo establecido, y lo establecido no son los chicos de Unidos Podemos. Esos votos suman y eligen diputados.

Lo peor que pueden hacer los lideres, los círculos y las organizaciones de Unidos Podemos es entrar en una batalla de todos contra todos tal como sucede en Juego de Tronos. El adversario «no se resguardará de la tormenta, traerá la tormenta» como advirtió el resucitado. Unidos Podemos está gobernando en Madrid, Barcelona y muchos pueblos de España. Los ayuntamientos son escuelas que les permitirán formar la gente que dentro de un tiempo necesitarán para gobernar todo el país.

«Aquí aguantamos» es el lema de la Casa Mormont. Una casa dirigida por una niña de 10 años que esperemos no vaya a perder la cabeza tan pronto por un golpe de espada.

Enlace en revista SEMANA: http://www.semana.com/opinion/articulo/unidos-podemos-luego-de-las-elecciones-generales-del-26-j-en-espana/479972

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.