COOPTACIÓN, DELACIÓN Y ASESINATO

A propósito de la aprobación del Marco Jurídico para la Paz, Yezid Arteta reflexiona sobre la suerte que han tenido en el pasado quienes han abandonado las armas.

El 23 de abril de 1996 la directora del centro carcelario de mujeres de Cali decomisó  un paquete de revistas y periódicos de izquierda que iban dirigidos a las prisioneras políticas argumentando que dichos materiales “atentaban contra la estabilidad emocional de las internas”. Las autoridades carcelarias defendieron el procedimiento y manifestaron que el objetivo de la justicia era  rehabilitar y resocializar a los presos “para que no continuaran en lo mismo”. Meses después,la Corte Constitucional presidida por Carlos Gaviria – un hombre coherente de los pies a la cabeza – pronunció una sentencia mediante la cual defendía el derecho de las prisioneras a recibir y leer revistas y periódicos de circulación legal a pesar de su contenido opositor. La resocialización no puede consistir, bajo ninguna perspectiva democrática y razonable, en un “proceso de homogeneización de las conciencias”, sentenció el tribunal constitucional. En resumidas cuentas, el objetivo de un Estado democrático no consiste en desmantelar los ideales del delincuente político sino de convencerlo de que sólo mediante la acción licita puede defenderlos.

 

 

 

 

 

Luego de recorrer un largo camino no exento de dimes y diretes el pasado jueves el legislativo aprobó el llamado “Marco Jurídico para la Paz”. Es un esbozo. Una ramita escueta, sin hojas, que puede llegar a cristalizarse – empleando la metáfora de Stendhal – y embellecer con el tiempo la inclemente realidad del país. La clave de todo este asunto está en cómo conseguir que esos cuantos miles de colombianos que aún siguen echando bala en defensa de una idea dejen de hacerlo. Que sigan siendo revolucionarios pero bajo las reglas democráticas y sometidos al imperio y el mandato que otorga la ciudadanía. Las instituciones estatales deben adquirir un compromiso y mantener una voluntad de hierro para seleccionar…

Sigue el artículo en el siguiente link:

http://www.arcoiris.com.co/2012/06/cooptacion-delacion-y-asesinato/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Guerra y Paz. Guarda el enlace permanente.