“MADRUGARON A ROBAR”: EL MUNDO VISTO DESDE LA PROVINCIA

REDACTORES  DE PROVINCIA CUENTAN LA OTRA CARA 

 Autor: Yezid Arteta Dávila

En los redactores de crónica roja de los periódicos de provincia todavía es posible encontrar estampas del periodismo tal como fue en otrora tiempos. La gran prensa se volvió previsible desde finales del mileno pasado y sólo basta con leer las dos primeras líneas de una noticia local, nacional o internacional para saber como termina. Las archiconocidas frases de cajón (…las autoridades han iniciado una exhaustiva investigación para determinar…); los recurrentes comentarios que le dan la vuelta al mundo (…el presidente de la cámara dijo en la rueda de prensa que tiene la conciencia tranquila…); los tópicos cortados por una misma tijera (…los terroristas reivindicaron…); las respuestas repetidas catorce mil veces (…fue un gran rival que nos puso el partido difícil…). La crónica y el reportaje son cada vez más escasos como género periodístico y por tanto la lectura de los grandes periódicos se vuelve penosa.

En los pueblos de la provincia son pocos los que se interesan por lo que está pasando más allá de los límites regionales porque lo que allí realmente le importa a la gente es la suerte de sus vecinos. Por mucho poder o linaje que tenga un periódico de tiraje nacional jamás podrá competir con el pequeño tabloide que se edita en las comarcas y cuya nómina no son más que un grupo de periodistas que todavía trabajan por el amor a la profesión y que para sobrevivir se ven obligados a realizar otros oficios tales como las de ordeñar vacas, hacer de árbitros de boxeo, vender boletos en la taquilla de un cine o manejar un tractor.

Debo confesar que cada semana me doy una vuelta por las caóticas páginas Web de la prensa de provincia, para recrearme anímicamente leyendo las noticias que redactan cualquiera de estos aguerridos periodistas “muertos de hambre”, acerca de un suceso local. Cada nota que leo y que a veces guardo en mis archivos son verdaderos prodigios. La  retórica empleada para describir un hecho nada tiene que envidiarle a aquellos que escriben los narradores que por suerte viven de la literatura.

Gracias a la prensa de provincia todavía existen periodistas que nos revelan los pequeños sucesos de la vida cotidiana, y generalmente lo hacen sin  la mala fe y los intereses creados de la gran prensa.

Aquí algunos fragmentos tomados de la prensa de provincia:

…El animal comenzó a correr y Triana Pacheco perdió el equilibrio…Pacheco era agricultor y desde hace muchos años trabajaba en la finca familiar, también amansaba caballos y mulos, era cuidador de gallos finos, deja 10 hijos y su esposa en embarazo, era el mayor de 14 hermanos y su sepelio se hará hoy en el corregimiento de Matamoros… (El Meridiano de Sucre)

…Tal parece que el esfuerzo que el delincuente hizo para retirar las tejas y abrir el hueco, sumado a los efectos de las sustancias alucinógenas, lo indujeron a un profundo sueño por lo que se quedó dormido a un lado del techo… se podía observar la mano del ladrón que seguía profundamente dormido en el tejado… mientras que un vecino por la parte de atrás del techo le echó agua al ladrón que se despertó y empezó a correr por el tejado… Pero el sueño del delincuente era tan profundo que una vez fue esposado volvió y se quedó dormido mientras los policías tramitaban la documentación para dejarlo a órdenes de la Fiscalía… (Vanguardia Liberal)

“…El señor me pidió el chance y yo le contesté que no, porque traía carga y por el mal estado de la vía. Sin embargo, en contra de mi voluntad se embarcó donde estábamos cargando la yuca. Todo ocurrió cuando al subir una loma el tractor se devolvió en reversa y todos los que iban embarcados alcanzaron a saltar, pero el señor se enredó y desafortunadamente quedó debajo de la máquina”, aseveró el conductor…Onilce, su compañera, y quien lo lloró inconsolablemente, dijo que siempre fue un hombre dedicado al hogar y a los quehaceres del campo. “fue una costumbre verlo llegar entre oscuro y claro con el producto recolectado” sostuvo. (El Carmen de Bolívar y sus Noticias)


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas y Relatos. Guarda el enlace permanente.