LAVOE, JOE Y BARRANQUILLA

6 DE AGOSTO DE 1980: LA VEZ QUE VI A HÉCTOR LAVOE 

Texto: Yezid Arteta Dávila

El pasado 29 de junio se cumplieron 17 años de la muerte de Héctor Lavoe, para mi gusto, el cantante de salsa que más se ha parecido a sus canciones. La suerte de Joe Arroyo es incierta, tal como lo confirma un parte medico.

Barranquilla 6 de agosto de 1980. Estadio Romelio Martínez. Tribuna de “Korea”. El Junior había conquistado días antes el Torneo de Apertura. El Conjunto Clásico de Nueva York con la voz de Tito Nieves está finalizando su presentación entre las aclamaciones del público que, al principio, les lanzó una rechifla puesto que no podía explicarse cómo diablos una agrupación llegaba a Barranquilla sin sus instrumentos. La razón era sencilla: el avión que transportaba el equipamiento llegó tarde al aeropuerto Ernesto Cortissoz y no tuvieron más remedio que tocar con los instrumentos que les facilitó la Orquesta de Pacho Galán, la cual había debutado momentos antes.

Los que estábamos en la Tribuna de “Korea”, debido a que nuestro presupuesto de estudiante no nos permitía comprar una boleta más cara, nos dirigimos hacía una de las puertas de acceso al gramado donde se encontraba el templete sobre el cual tocaban las agrupaciones. Queríamos ver y escuchar de cerca el experimento, libra por libra, más pesado en la historia de la salsa: LA FANIA ALL STARS. Sí. Queríamos observar a tiro de piedra a Pacheco y su prole. La fuerza de muchos salsómanos consiguió por fin vencer los candados que aseguraban la puerta y así pude llegar hasta el sitio que, de forma esnobista, hoy se llama VIP.

En la gramilla divisé a Alfonso Jacquin, quien se había quitado la camisa y bailaba frenéticamente en las primeras de cambio de la Fania. Jacquin, un samario alegre y locuaz, años después moriría dirigiendo – junto con Andrés Almarales – la absurda toma del Palacio de Justicia. Con él y otro grupo de amigos izquierdistas celebrábamos en la Casita de Paja los avances obtenidos en la histórica huelga de la Universidad Libre en 1983 – si no me falla la memoria – que terminó con nuestra expulsión.

La Orquesta Rumbavana, dirigida por Joseíto González, estaba anunciada en el cartel del concierto, sin embargo Celia Cruz le dijo al empresario: “se presentan ellos o yo, así que elige”. Celia acusaba a la Rumbavana de estar a favor de la Revolución Cubana. En resumidas cuentas: a los cubanos les tocó irse con su música para otra parte.

Héctor Lavoe fue – literalmente – encaramado en la tarima a hombro de algunos “mirones” que rondaban el templete. El Cantante de los Cantantes, estaba en otro mundo pero cuando agarró el micrófono con sus manos y dijo “mi gente”, de inmediato entró en lo suyo y enganchó con el gentío.

En medio del concierto Johnny Pacheco detuvo la ejecución de la orquesta y dijo: “si este jaleo sigue, nos vamos”. Amenazó con recoger a los músicos si continuaba una guerra de latas vacías de cerveza Clausen que se armó entre algunos sectores del público. La amenaza surtió efecto porque la  guerra de latas disminuyó y de esta manera prosiguió el concierto.

Lavoe se fue hace muchos años. Lo peor que le puede suceder a Barranquilla es que también se vaya el Joe.

Cliquea en los siguientes links y escucha a Héctor Lavoe cantando en Barranquilla y a Joe arroyo interpretando en vivo la canción Yamulemao. En el tercer link aparecen Lavoe y Joe juntos en un barco.

http://www.youtube.com/watch?v=pHDVz6ZFasU       

http://www.youtube.com/watch?v=HMFuqv0EHl4       

http://www.youtube.com/watch?v=hIQbiGejxJg&feature=related 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas y Relatos. Guarda el enlace permanente.