19-J: CALLE BARROCA

15-M:OBSERVACIONES DE UN TESTIGO

Texto y Fotos: Yezid Arteta Dávila

1. Quienes apostaron e hicieron fuerza para que la marcha del 19-J fracasara chocaron sus dientes contra una calle barroca. Un río humano –literalmente- de característica barroca desbordó el centro de Barcelona. Digo barroco por la compleja ornamentación social: asociaciones de vecinos que estamparon camisetas con dinero de su bolsillo; colectivos gay; núcleos familiares de 3 generaciones; jóvenes izquierdistas; empresarios arruinados; hombres y mujeres en sillas de ruedas; pacifistas y ecologistas; viajeros y turistas que no resistieron la tentación de marchar…en fin una muchedumbre diversa, entusiasta y combativa.

 

2. En el tren, en el metro, en los asientos de las plazas y los parques, en los kioscos de periódicos, en las plazas de mercado…no hay lugar en España que este libre de gente del común dialogando sobre lo que sucede en Grecia o el engaño mediático y mostrando a su vez indignación contra los males que azotan al continente europeo. Hay un estado de excitación entre la población y todo parece indicar que el 15-M modificará sustancialmente la manera de hacer la política y la forma de gobernar.

3. Se revalida la concepción pacifista del 15-M. La multitud sometió al imperio de la no violencia a lo 3, 7 o 23 provocadores que todavía deliran con revoluciones hechas a los garrotazos. Escudos de indignados protegieron a los vehículos policiales de todo intento de bravata. Esta actitud es lo que refuerza la confianza en el 15-M y entre la multitud se observen a padres llevando a sus bebés en coche o sobre los hombros y octogenarios marchando a paso lento y decidido entre los jóvenes.

4. Enfebrecidos analistas se devanan los sesos tratando de encontrar el motor ideológico del 15-M. Difícil tarea tienen por delante puesto que no es nada fácil explicarse porqué algunos jóvenes enarbolan pancartas con la imagen de Nietzsche o camisetas con el nombre de Lenin y un número 9 en la espalda, tal como si el revolucionario ruso se desempeñara como un delantero centro. No fue acaso Nietzsche quien habló de la trasmutación de los valores y de la domesticación de la fiera humana. No será que algunos aspiran a un Lenin más humano y menos trascendental.

 

 

 

 

5. Los Top Manta africanos -los mismos que huyen aterrorizados en la película Biutiful – aprovecharon la concentración y las marchas de Barcelona para vender sus mercancías en paz. Tuvieron toda una tarde y parte de la noche para beneficiarse de la Democracia Real, YA. Por un instante los acorralados subsharianos, encontraron un espacio para ejercitar una forma mimetizada de comercio justo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cotidianas. Guarda el enlace permanente.