INDIGNADOS DEL 15-M: ¿Hessel o Sabato ?

INDIGNADOS DEL 15-M: ¿Hessel o Sabato?

Texto: Yezid Arteta Dávila

Con la mera intención de invalidar al movimiento del 15-M en España y sus replicas en el mundo, algunos reputados columnistas y comentaristas se han puesto a la peculiar tarea de hacerle al librito Indignez-vous (Indignaos) de Stéphane Hesell una escrupulosa prueba literaria. Un trabajo inútil porque las pretensiones de Hessel no son las de pasar a la historia como literato a la edad de 93 años. Indignez-vous es sencillamente la voz sublevada de un hombre que,  durante la Segunda Guerra Mundial, no dudó un instante a la hora de arriesgar su pellejo combatiendo a los nazis. Para la gente que ha tomado la determinación de plantarle cara al anacronismo y modificar el statu quo, le basta un escueto panfleto, un memorial de agravios, una declaración de derechos, un catecismo, un mamarracho dibujado por una criaturita o una simple hoja que espera a que los hechos se encarguen de emborronarla.

Buscando precisar una fecha para un artículo que estaba redactando para un periódico, hallé entre mis carpetas una pequeña libreta de topografía que usé durante varios años en la prisión. Con un lápiz de punta afilada escribía en el cuadernillo – con letra muy pequeñita – extractos o apostillas derivadas de los libros que iba leyendo. Entre las anotaciones hay unas correspondientes al año 2000 relacionado con La Resistencia, el penúltimo opúsculo escrito por Ernesto Sabato, el escritor argentino muerto en abril pasado cuando le restaban dos meses para cumplir un siglo de vida.

La Resistencia es una exquisita pieza literaria, redactada en un lenguaje próximo y sencillo. Es el mensaje de un escritor que ostentó una formidable musculatura moral. Antes de que le llegase la hora del “supremo misterio”, Sábato se empeñó en trasmitir a las nuevas generaciones la necesidad de enfrentar la masificación y la idiotez. Los comentaristas que se ensañaron con el librito de Hessel la tendrán muy dura con el opúsculo de Sabato. Los indignados, encontrarán en La Resistencia, una contundente fuente de inspiración y para los latinoamericanos ya es hora de retomar a uno de los vuestros.

La Resistencia comienza así:

Hay días en que me levanto con una esperanza demencial, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida más humana están al alcance de nuestras manos. Éste es uno de estos días…

Y sigue:

A cada hora el poder del mundo se concentra y se globaliza. Veinte o treinta empresas, como un salvaje animal totalitario, lo tienen en sus garras…Como centinela, todo hombre ha de permanecer en vela. Esto nunca ha de suceder. El “Sálvese quien pueda” no sólo es inmoral, sino que tampoco alcanza…Detesto la resignación que pregonan los conformistas ya que no es suyo el sacrificio, ni el de su familia…Quienes se quedan con los sueldos de los maestros, quienes roban a las mutuales o se ponen en el bosillo el dinero de las licitaciones no pueden ser saludados…No podemos quedar fijados en el pasado ni tampoco deleitarnos en la mirada del abismo…Un acto de arrojo como saltar de una casa en llamas… El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria…Resiganrse es una cobardía    

CODA: El 15-M no se puede medir por las pequeñas ganacias o perdidas que los mezquinos analistas políticos esperan.  La esencia de este movimiento es alcanzar una “trasmutación de los valores” sociales, labor que, por supuesto, lleva tiempo. Hay que mirar hacía adelante: hacia al futuro.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y Arte. Guarda el enlace permanente.