Yezid Arteta Dávila: “35 MUERTOS” (Novela de Sergio Álvarez)

A comienzos de la primavera de 2010 divisé casualmente a Sergio Álvarez* en una de las salas de espera del aeropuerto El Prat de Barcelona tecleando sobre su ordenador portátil. Me acerqué hasta él y luego de saludarlo le pregunté para dónde iba. Bruselas, me dijo, voy a Bruselas por motivos familiares. Enhorabuena bacán, le dije sonriendo, vamos en el mismo vuelo. Yo iba hacía la capital europea a visitar a mi pareja que, en aquel entonces, laboraba en la ciudad flamenca.

Era un día en medio de la semana y el avión iba prácticamente vacío así que aprovechamos para tomar asientos juntos y comenzar una maratónica conversación que duró día y medio. Sergio habla con la misma secuencia de un taladro: rápido, persistente y penetrante. Deambulamos por las calles de Bruselas durante horas ensimismados en un dialogo que parecía no tener fin. La charla se alimentaba de la cruda realidad que vive nuestro país y para ello hubiera sido necesario repasar catorce mil veces las decrepitas y estropeadas calles de Bruselas. Hicimos un breve descanso dentro de uno de los cementerios de la ciudad y nos llamó la atención el estado de las tumbas y las lapidas: enmohecidas y ennegrecidas, como si a los vivos les importara un bledo la suerte de los muertos. Ante una Europa decadente evocábamos la vitalidad y el caos de las urbes latinoamericanas, lugares donde la muerte es fácil y ligera, pero donde todavía lo muertos se lloran y se recuerdan.

Después de varios años sentado en el banco, Sergio Álvarez vuelve y juega en la 24 edición de la Feria Internacional del Libro de Bogota con 35 Muertos, una novela que retrata muy bien el país que somos y nos cuesta reconocer. Sergio, es un escritor que conoce bien la calle bogotana y la gente que transita por ella y por esta razón no hay imposturas en su prosa. Los muertos son muchísimos más que estos, pero los 35 muertos de Sergio Álvarez, son la impronta de lo que es y sigue siendo la extenuante matanza que, maldita sea, nos tocó para desgracia.

A continuación un video corto de Sergio Álvarez hecho en los recovecos de Bogotá. Su testimonio es el del hombre de la calle, ese sujeto que parece estar ausente en la narrativa que predomina en estos tiempos inquietantes.

* Colombia  1965. Autor de La Lectora ganadora del Premio Silverio Cañada en la Semana Negra de Gijón y llevada a la Televisión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y Arte, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.