A las seis es la cita

El agua es proverbial en Latinoamérica. Me refiero por supuesto al agua dulce no a la mar salada. En regiones como la Amazonía, la Orinoquía o la Cuenca del río Paraguay los miles de ríos reemplazan a las vías asfaltadas. Los puentes son las estructuras materiales para establecer la comunicación entre los pueblos ribereños. Hay grandes puentes como aquellos que unen dos Estados y a su vez cumplen funciones de guarda fronteras. Los hay más modestos que por lo general sirven para establecer los nexos entre poblaciones medianas y pequeñas. En las zonas más remotas y marginales, allá donde el ser humano vive una relación primaria y espontanea con la naturaleza, un puente sobre un riachuelo, una cañada o una quebrada puede consistir en un gigantesco árbol que ha sido derribado a golpe de hacha por los lugareños, un tallo de palma chonta o unas guaduas cortadas a machete.

A las seis es la cita, se titula una de las míticas canciones interpretadas por el sexteto del desaparecido Joe Cuba con la voz del “Niño Mimado de Puerto Rico” José “Cheo” Feliciano”. El compositor de la canción es Jimmy Sabater, el músico de origen boricua, nacido en un hospital de Harlem, Nueva York. En Latinoamérica, y con más razón en el Caribe, una cita a la seis puede ser a cualquier hora. En el caso de este blog la hora es lo de menos, el puente y la tienda están allí y cualquier momento del día es legítimo para arribar, pedir algo para la sed y disfrutar de la conversación, de la música popular y de los ritmos vernáculos.

Los calores que castigan constantemente a las poblaciones del Caribe hacen que la gente evite permanecer en casa. A diferencia de la gente que habita las tierras frías de Latinoamérica o Europa y elige un bar o un café para pasar el rato, en el Caribe es costumbre tirar hacía las esquinas – donde generalmente hay una tienda – buscando amortiguar la canícula debajo de los almendros, las ceibas, los matarratones, los cauchos, los guásimos, los tamarindos, los mangos, los limoneros…en los barrios populares, la sombra de las esquinas es el sucedáneo de los bares y las tabernas de otras latitudes. Allí hay siempre un tendero que te sirve una bebida helada.

EN EL PUENTE: A LAS SEIS ES LA CITA, es en resumidas cuentas un lugar y una hora cualquiera, para que los extremos puedan expresarse. La única verdad de este sitio es que no hay un solo espacio para la bronca ni para ese estilo pendenciero del que francamente estamos cansados.

Contacto: yezidarteta@gmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.